Archive Page 2

Mudado.

Bueno, pues ya estoy mudado. Vivo dentro de la ciudad de Madrid, y tengo que decir que está muy bien.  Esto del blog acaba de empezar, y por lo tanto es pronto para hablar de cambios cuando poco es lo que hay que cambiar, pero por lo que puedo preveer de momento parece que las entradas van a hacerse más de rogar.  No por que el tema central del blog se agote.  Todo lo contrario:  la situación sigue degenerando al mismo ritmo de los últimos meses, y no se ve que vaya a mejorar.  Pero uno tiene sus inquietudes y sus proyectos, y el tiempo frente al ordenador va a ser inevitablemente menos.

Así que nada, digamos que trataré de publicar los fines de semana.  Un saludo, y una recomendación: prepara el pasaporte.

Anuncios

Nevadas en Madrid y mi mudanza.

Me acabo de mudar, y de momento estoy sin Internet en casa, así que la atención que le puedo dedicar a este blog es más bien escasa.  Así que voy a copiar literal y descaradamente una entrada de hoy del blog Madrid Me Mata, con la que no puedo estar más de acuerdo.  Efectivamente no es eficaz estar siempre preparado para todo, y esto es algo que hay que asumir con normalidad en vez de utilizar como arma arrojadiza esas pocas cosas para las que no compensa estar preparado.  Espero que os guste:

El lunes, la ciudad de Londres quedó sumida en el caos por una nevada enorme, similar a la que cayó sobre Madrid hace casi un mes. Como sucedió aquí, los políticos británicos se han tirado los trastos a la cabeza.

En Soitu hacen hoy un análisis de las similitudes de ambas nevadas (con algún error: quien decreta el nivel de alerta no es el Ayuntamiento, sino la Comunidad) del que, sobre todo, destacaría que el transporte público en Madrid no falló y en Londres sí, por lo que se vieron obligados a abrir los peajes de la ciudad para que circularan libremente los coches, pese a que era casi imposible.

Personalmente, pienso que cuando cae una nevada de tan grandes dimensiones como la de Madrid o la de ayer en Londres, lo mejor que pueden hacer sus ciudadanos es quedarse en casa y subir la calefacción. A ninguna ciudad de las citadas le merece la pena contar con unos dispositivos activos durante todo el invierno para luchar contra nevadas enormes. Simplemente, es más barato sufrir las consecuencias de una gran nevada cada cuatro o cinco años. Otra cosa es que esto fuera Moscú.

Ni que decir tiene que resultó tremendamente triste ver a los representantes de Fomento, de la Comunidad y del Ayuntamiento ponerse a parir entre ellos después de la nevada en lugar de aceptar lo evidente: que todos fallaron porque Madrid no está preparada (ni debería estarlo) para soportar una nevada de 10 centímetros en las calles y que todo funcione con normalidad.

Los billetes y el delito.

Hace algunos años, allá por los 90, se reunieron unos cuantos “expertos” a concretar ciertos detalles de esa nueva moneda que entonces se estaba planeando: el euro.  Hicieron algunas tonterías, como decorar los billetes con puentes imaginarios para no acudir a símbolos de un país o de otro, y evitar así que nadie se sintiera marginado.  Personalmente no entiendo quién coño se podía sentir marginado con el Partenón, el Coliseo, la Torre Eiffel, o la Torre de Belem, pero bueno, esa fue una decisión simplemente estúpida, sin más consecuencias.

Hubo otra decisión tomada en torno a los billetes a la que no encuentro justificación, y es la existencia de billetes de 500€.  ¿Qué función cumplen esos billetes exactamente?  Nunca en todos estos años me he cruzado con uno de ellos.  Y no ha sido por la escasez de este tipo de billetes, sino porque no manejo cantidades de dinero en metálico que los necesiten.  Creo que mi situación no es excepcional, y a juzgar por las veces que he hablado de este tema con otras personas, parece que todos estamos igual.

Entonces, ¿para qué sirven los billetes de 500€?  Yo sólo he podido encontrar un tipo de transacciones que se benefician de la existencia de estos billetes: los pagos con dinero negro; el delito.

El delito normalmente se aleja de los pagos con tarjeta de crédito o transferencia bancaria, porque no se quiere dejar rastro.  El delito se paga en efectivo.  Todos hemos visto en las películas el maletín de billetes para pagar droga, o corromper a políticos.

Para esas transacciones en dinero negro es para lo que los billetes grandes resultan extremadamente útiles.  Porque claro, la misma cantidad que ocupa un maletín en billetes de 500€, ocuparía diez maletines si hay que utilizar billetes de 50€.

No sé quién ni cómo tomó la decisión de emitir los tipos de billetes que tenemos, y me resisto a alegrarme de que no haya billetes de 1.000€.  Deberían retirarse de circulación los billetes de 500€, y en mi opinión hasta los de 100 y 200€.  La existencia de delitos es inevitable, pero encima hacerles la vida más fácil a los delincuentes me parece excesivo.

La doble penitencia.

Siempre he pensado que no se hace bastante por ayudar los presos.  Uno tiene sus reservas cuando se habla de cosas como dar casas a chabolistas y otro tipos de medidas de esas que a base de describir como “sociales,” se asume que son incuestionables, pero nunca he tenido noticia de algo que se hiciera por los presos que me pareciera excesivo.

Teóricamente las sentencias penitenciarias cumplen fundamentalmente tres objetivos: servir de ejemplo para potenciales criminales y disuadirles así de delinquir; proteger a la sociedad del delincuente aislándolo; y finalmente aprovechar el tiempo de internamiento para educar y preparar al preso para su reinserción en la sociedad.

Es ese tercer punto en el que estamos fallando, y fallamos además miserablemente.  Lo que es más grave, creo que fallamos sin siquiera intentarlo.

Y ahora resulta que esos recursos que no se emplean en ayudar y educar a los presos, se gastan en contratar a señoritas de buen ver (espero que al menos sean de buen ver) que vayan a la cárcel a amenizar a los reclusos quitándose la ropa, y en películas cuyo contenido no hace sino empeorar su situación.  Desde luego, si con cosas como estas no se dimite, no sé con qué.

Embajadas.

Cada vez que se habla del despilfarro de las administraciones públicas hay dos temas recurrentes que surgen de inmediato: los coches oficiales, y las llamadas “embajadas autonómicas”.  Sobre estas últimas me gustaría comentar que no sólo Cataluña tiene repartidas oficinas de representación por medio mundo: en Bruselas hay 17 oficinas de representación, una por cada una de nuestras autonomías.  Probablemente el gobierno autonómico catalán esté llevando esta política tan absurda al extremo, pero todos se han subido al barco.

Pero lo que me hace gracia es que nadie cuestione, en el año 2009 ya, la necesidad de que España tenga embajadas por todo el mundo.  Es un montaje ciertamente caro que como tantas otras ccosas hemos heredado de nuestra historia, pero que a día de hoy habría que replantearse.  Yo no he encontrado a nadie capaz de darme una buena razón para que todos paguemos por una embajada en Lisboa.  Con todo  tipo de canales de comunicación disponibles hoy en día, y con la posibilidad de que si es necesario alguien vaya de Madrid a Lisboa en.. ¿una hora?  ¿dos?… no acabo de verle la necesidad a esa embajada.  Y lo mismo digo desde luego de las embajadas de los 25 países de la UE.  Puede tener sentido el dejar una embajada en Bruselas omo sede de operaiones, ya que buena parte de la legislación que se aplica en España se produce en el Parlamento Europeo, pero me encantaría ver un plan para cerrar todas las demás.

Y realmente, habiendo una ONU, OMC, y demás foros internaionales, ¿necesitamos embajadas en Asia, África, o América?  Si es que incluso sin la ONU, volvemos a lo mismo, hay teléfonos y aviones.  Se hace necesario un estudio serio que nos diga lo que cuesta la red de embajadas, y lo ponga en relación con el beneficio que obtenemos de ese coste.  Creo que nos sorprenderíamos.

Bajando de la nube.

Después de unos cuantos meses en los que todo lo que sabían hacer los gobiernos y los bancos centrales de medio mundo era soltar dinero a las empresas con problemas, parece que por fin van parándose a pensar y poniendo algunas condiciones a los préstamos.

El Viernes pasado, el Gobierno de los EE.UU. aprobó otra ayuda al Bank of America por 20.000 millones de dólares.  Esto en España afecta más bien poco; bueno, empresas que tengan créditos con el Bank of America respirarán más tranquilas, pero en general el impacto será difícil de encontrar.  Aún así no me resisto a comentarlo porque me ha encantado que se la han impuesto al banco

  1. límites en el reparto de dividendos, que podrán ser como máximo de 1 centavo por acción en los próximos tres años, y
  2. restriciones en la paga de sus directivos.

¡Menos mal!  Parece que al fin se van calmando los ánimos y se introduce un poco de sentido común en todas estas ayudas.  Ahora sólo nos queda confiar en que, igual que la locura de las ayudas se contagió de unos gobiernos a otros, ocurra lo mismo con este nuevo enfoque y llegue por fin a España.  Porque si tenemos que esperar a que se nos ocurra a nosotros sólos (léase “al Gobierno”), vamos aviaos.

Y ya puestos a ilusionarnos, ¡qué ocasión para que el Banco de España obligue a las cajas que quieran aceder a las ayudas a quitarse políticos de sus consejos de administración!…

Otras medidas sobre las “estratégicas.”

Después de escribir la entrada anterior, me vino a la cabeza el caso de Iberia como una empresa cuya quiebra podría ponernos a todos en un aprieto.  El aprieto no sería de la misma naturaleza que el que nos traería una quiebra del sistema bancario; sería más llevadero y de más fácil solución, pero sería un problema importante aún así.

Resulta que los aeropuertos tienen un número máximo de despegues y aterrizajes que pueden gestionar, y para lidiar con esta limitación hay unos “derechos de despegue y aterrizaje” que se llaman slots.  Iberia, por motivos históricos, tiene la inmensa mayoría de los slots de Barajas, y me imagino que de cualquier aeropuesto de España.  ¿Qué pasa si mañana quiebra Iberia?  ¿Hay un protocolo establecido para reasignar esos slots a otras compañías en, digamos, 24 horas?  Porque si quiebra Iberia habrá unas cuantas compañías encantadas de repartirse su cuota de mercado, pero por la naturaleza de la industria aeronáutica, el acceso a los clientes (al aeropuerto) se lo tienen que conceder.

Cuando ocurrió el accidente del Prestige muchas voces reclamaban la elaboración de un protocolo detallado para gestionar desastres similares que se pudieran producir en el futuro, y eliminar la improvisación que probablemente empeoró el problema en aquella situación.  Hay muchos otros desastres más o menos previsibles para los que sería conveniente diseñar un plan de actuación ahora, en frío, para no tener que improvisar si algún día ocurren.


Bienvenid@

Este es un blog de opinión centrado en la escena política en España. Un blog personal en el que trato de expresar ideas y planteamientos propios; denunciar usos y abusos de las autoridades; y cuando me sea posible, alabar los aciertos que puedan ocurrir.
Poca gente discutirá que urge una renovación del sistema. Yo, modestamente, señalo algunas líneas de acción que creo que ayudarían a mejorar el funcionamiento de nuestro país.
septiembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930