Archive for the 'UltraísmoTécnio' Category

Las leyes flexibles.

Leo y me asusto.  Parece ser que va a utilizarse el Fondo de Garantía de Depósitos para sanear una caja de ahorros.  Nada menos que 900 millones de euros que van a dejar de garantizar mi escasa cuenta corriente.  La operación se ajusta a la ley que regula el Fondo de Garantía de Depósitos, que en su artículo 10.1 dice:

Excepcionalmente, cuando la situación de una entidad de crédito, según la información facilitada por el Banco de España, sea tal que haga previsible que el Fondo quede obligado al pago, conforme a las causas previstas en el artículo 8 del presente Real Decreto, el Fondo podrá adoptar medidas preventivas y de saneamiento tendentes a facilitar la viabilidad de la entidad para superar la situación de crisis, en el marco de un Plan de actuación acordado por la entidad y aprobado por el Banco de España.

Así que, insisto, se pueden utilizar los dineros del fondo para sanear una caja de ahorros.  Lo que me parece absurdo es que una ley que regula cómo se dispone de la garantía de nuestros ahorros, diga que algo se puede hacer “excepcionalmente” sin concretar las condiciones que permiten esa “excepcionalidad”.  Coño, que es que “excepcionalmente” es una palabra que se puede estirar mucho.  A ver cuántas excepciones más caen este año…

PC, esto es un real decreto de Diciembre del 96, y por lo tanto aprobado por el Gobierno de Aznar.  Digo, para que se tenga en cuenta.

Anuncios

Embajadas.

Cada vez que se habla del despilfarro de las administraciones públicas hay dos temas recurrentes que surgen de inmediato: los coches oficiales, y las llamadas “embajadas autonómicas”.  Sobre estas últimas me gustaría comentar que no sólo Cataluña tiene repartidas oficinas de representación por medio mundo: en Bruselas hay 17 oficinas de representación, una por cada una de nuestras autonomías.  Probablemente el gobierno autonómico catalán esté llevando esta política tan absurda al extremo, pero todos se han subido al barco.

Pero lo que me hace gracia es que nadie cuestione, en el año 2009 ya, la necesidad de que España tenga embajadas por todo el mundo.  Es un montaje ciertamente caro que como tantas otras ccosas hemos heredado de nuestra historia, pero que a día de hoy habría que replantearse.  Yo no he encontrado a nadie capaz de darme una buena razón para que todos paguemos por una embajada en Lisboa.  Con todo  tipo de canales de comunicación disponibles hoy en día, y con la posibilidad de que si es necesario alguien vaya de Madrid a Lisboa en.. ¿una hora?  ¿dos?… no acabo de verle la necesidad a esa embajada.  Y lo mismo digo desde luego de las embajadas de los 25 países de la UE.  Puede tener sentido el dejar una embajada en Bruselas omo sede de operaiones, ya que buena parte de la legislación que se aplica en España se produce en el Parlamento Europeo, pero me encantaría ver un plan para cerrar todas las demás.

Y realmente, habiendo una ONU, OMC, y demás foros internaionales, ¿necesitamos embajadas en Asia, África, o América?  Si es que incluso sin la ONU, volvemos a lo mismo, hay teléfonos y aviones.  Se hace necesario un estudio serio que nos diga lo que cuesta la red de embajadas, y lo ponga en relación con el beneficio que obtenemos de ese coste.  Creo que nos sorprenderíamos.

No son los bancos, son los políticos.

El Gobierno decidió que había que ayudar a los bancos y lo hizo a lo grande y tirando de presupuestos.   Yo soy de los que piensan que no se puede dejar caer al sistema bancario, pero dicho esto, creo que la manera en que se han canalizado las ayudas en España ha sido absurda.  Me gusta más por ejemplo el modelo inglés, por el que el Estado toma una participación en el banco, que venderá cuando la situación lo permita.

Además, en base a la desagradable experiencia, habría que introducir con urgencia nuevas leyes que primero establezcan las industrias a las que no se puede dejar caer (banca, seguros, la sanidad si se privatizase, empresas con más de 5000 empleados o que empleen a más del 20% de la población de un municipio…); y segundo establezcan unos impuestos más altos para esas empresas, y unas obligaciones contables distintas que restringieran el reparto de dividendos y obligaran a mayores provisiones.  Es más, en esas condiciones yo permitiría a cualquier empresa acogerse a la protección del Estado inscribiéndose en el listado de “estratégicas.”  Por no existir regulaciones de este tipo hemos tenido que arrimar todos el hombro – porque los políticos no las introdujeron.  Esperemos que se vea algún movimiento en este sentido en los próximos años.

Visto desde un prisma más liberal, algún banco debería comercializar depósitos en los que el ahorrador limite los usos que el banco le pueda dar a sus ahorros.  Así por ejemplo habría cuentas para financiar hipotecas con un interés del 3%, otras para financiar PYMES que darían un 3,5%, y otras para créditos al consumo que pagarían un 4%.  Así sí que todo el mundo vería clara la relación rentabilidad-riesgo, y allá cada cual con sus decisiones.

No sólo el Gobierno.

Están surgiendo muchas protestas por la situación que las nevadas están causando en el aeropuerto de Barajas, y todas las miradas se centran en la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.  Todo el que se indigna parece pedirle explicaciones a la ministra, y todos los medios de comunicación centran en ella sus titulares.

Quede claro que esta señora no es santa de mi devoción; que me parece incluso una señora bastante impresentable en cuanto a su capacidad, y absolutamente inadmisible en cuanto a su forma.

Dicho esto, me gustaría pensar que la Ministra de Fomento tiene otras cosas de las que preocuparse antes que de los efectos de la meteorología sobre el aeropuerto de Madrid.  porque digo yo que ese aeropuerto tiene un director que alguna responsabilidad debería asumir.  Y hay una Agencia Española de Navegación Aérea (AENA) que también tiene su director que algo tendrá que decir de todo esto.  Pero no, todos a preguntar a la ministra.

Entiendo que la oposición, si decide llevar el caso al parlamento, tire por elevación, y en base a un cálculo meramente político ataque a un miembro del Gobierno que está ya muy tocado por su desastrosa gestión hasta hoy, pero ¿qué hacen los medios? ¿Está fuera de lugar reclamar una rueda de prensa de la dirección del aeropuerto?  ¿De la de AENA?  ¿Para qué cobran sus sueldos?  Ya es hora de que funcionarios directamente involucrados en la actualidad asuman sus responsabilidades y expliquen su punto de vista, y de que nos dejemos de acudir sistemáticamente al Gobierno para todo.  Otra cosa sería que el director del aeropuerto saliera diciendo que pidió ayuda al Ministerio y se le negó, pero sin esa acusación previa, el automatismo no puede ser tirar de ministros.

Ayuda al desarrollo.

Todos los países sienten el impulso de ayudarse unos a otros como prueba de aquello que llamaban antes “hermandad entre pueblos hermanos,” y que ahora llaman más discretamente “solidaridad.”  Recuerdo haber oído que cuando el atentado de las Torres Gemelas un africano de no recuerdo qué tribu, que estaba entonces estudiando en los EE.UU. regresó a su tierra y les trató de describir a sus familiares y vecinos lo que había ocurrido.  No puede ser fácil de explicar a personas que viven una vida casi mesolítica en poblados de cien o doscientas personas, lo que es un avión de más de ochenta toneladas estrellándose contra dos edificios de 110 plantas y matando a casi 3.000 personas.  La tribu, impactada por lo que les contaban, se mobilizó y regaló una vaca al embajador americano en su país…

Esta es la cara amable de los absurdos en la ayuda internacional, pero no es la que me preocupa (el embajador agradeció mucho la ayuda y regaló la vaca no recuerdo si a un orfanato o a la propia tribu o algo así).  Lo que me preocupa y me molesta es la ayuda que se da a países que sistemáticamente la malgastan, o en los que se roba, y que no salen adelante jamás, especialmente cuando esa misma ayuda se podría canalizar a otros destinos donde tuviera realmente efecto.

Por ejemplo, leo en un artículo del Guardian que en Brasil se han liberado 4.500 esclavos a lo largo del 2.008.  En Brasil y en otros países, hay gente a la que se recluta para ir a trabajar en una granja en medio de la selva, y una vez allí se les cobra por el alojamiento y la comida más de lo que se les paga por su trabajo, de manera que están permanentemente endeudados y se les mantiene aislados y sometidos.

Entiendo que hay que ayudar a todo el que se pueda ayudar, y no me gustaría tomar yo la decisión de cancelar por ejemplo la financiación de una campaña de vacunas contra la malnutrición en Zimbawe.  Pero, siguiendo con el ejemplo, creo que los fondos públicos de Ayuda al Desarrollo estarían mucho mejor empleados en ayudar a Brasil a liberar personas esclavizadas, que enviando recursos a un país donde sabes que en un porcentaje muy alto se los van a tragar la burocracia y la corrupción.

Ya son muchos años y mucho dinero malgastados en programas de ayuda que en el mejor de los casos son poco efectivos, y ya va siendo hora de aplicar un poco de criterio a estos temas.  Ya que nosotros somos los que damos el dinero, y ya que nosotros elegimos, debemos darlo a países como Brasil, en los que hay una estructura que permite que esas ayudas tengan un impacto muy claro e incluso cuantificable.  Brasil es un país tal vez demasiado grande como para que la ayuda de España pudiera tener un impacto decisivo y definitivo, pero ¿por qué no centrarnos en un país pequeño y razonablemente serio como Costa Rica, y diseñar un programa de ayuda a 20 ó 30 años con el que sacarles de la pobreza de una vez por todas?

¿Necesita mi alcalde un coche?

Leo en 20 Minutos un artículo sobre la generosidad que tienen los políticos consigo mismos a la hora de gastar dinero de todos para poner a su disposicióin todo tipo de comodidades.  No es un artículo particularmente exhaustivo, pero suficiente para lo que nos ocupa.

Me parece discutible para empezar que haya tantísimos coches oficiales para tantísimos cargos, pero incluso aceptando que ciertos cargos tengan coche oficial, ¿no convendría limitar el presupuesto disponible?

Creo que el presupuesto destinado a la adquisición de coches oficiales debería estar vinculado al precio del coche más vendido, de manera que por ejemplo el coche más caro, destinado al presidente y los ministros, tendría un precio de, digamos, el doble del precio del coche más vendido del año.  Para los directores generales y presidentes autonómicos un presupuesto de un 50% más del precio del coche más vendido.  Y así sucesivamente.  Creo que nos ahorraríamos todos un pastón.

Vamos a ver, según datos de autodescuento.com (hubiera preferido datos del ministerio o de la DGT, pero no los encuentro y estos me parecen razonables) el coche más vendido del año pasado fué el Renault Megane, con un precio de 15.550€.  No sé cuál es el coche oficial más común, pero por lo que veo por la calle y se publica por ahí, el Audi A6 con un precio de alrededor de 60.000€ está entre los favoritos.   Pues simplemente con que se hayan comprado 100 Audis A6, son algunos millones de euros los que se ahorrarían presupuestando, simplemente, el doble del precio del coche del español medio.  Habría que pensarlo…


Bienvenid@

Este es un blog de opinión centrado en la escena política en España. Un blog personal en el que trato de expresar ideas y planteamientos propios; denunciar usos y abusos de las autoridades; y cuando me sea posible, alabar los aciertos que puedan ocurrir.
Poca gente discutirá que urge una renovación del sistema. Yo, modestamente, señalo algunas líneas de acción que creo que ayudarían a mejorar el funcionamiento de nuestro país.
noviembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930